De inteligencia artificial y redes sociales

Hoy en la prensa aparecen dos noticias interesantes. Una es del ámbito internacional y con grandes implicaciones para el desarrollo de la tecnogía informática, y por los tanto, con gran impacto para todos; la otra es del ámbito nacional y muestra cómo ha evolucionado el uso de las redes sociales en el Costa Rica.

Acceda la nota desde su teléfono celular aquí

IBM crea nuevo chip que imitará al cerecbro

La inteligencia artificial ha sido desde siempre un anhelo de la humanidad, esa ansia de jugar a ser Dios y querer imitar la que quizá es la más grande creación que existe en el Universo: nuestro propio cerebro. Su complejidad es tal que muchos científicos renombrados han afirmado que, de lograse, imitar al cerebro por medios informáticos llevará muchos siglos, mientras que otros de plano rechazan siquiera la posibilidad de lograrlo. Entonces, ¿qué implica realmente este anuncio de IBM, donde afirma que su nuevo chip imitará al cerebro?

Si entendemos el término inteligencia como la capacidad de aprender y tomar decisiones basadas en ese aprendizaje, entonces IBM sí ha creado un chip inteligente, ya que afirma que su producto permitirá desarrollar computadoras cognitivas, que como el cerebro humano, “aprenderán a través de experiencias, encontrarán correlaciones, elaborarán hipótesis, recordarán y aprenderán de los resultados de operaciones”.

Si leemos entre líneas esta información, podríamos concluir que realmente IBM no ha desarrollado aún un chip realmente “inteligente”. Realmente lo que IBM ha desarrollado es un chip que permitirá implementar complejos y sofisticados sistemas de toma de decisiones, pero que todavía no podríamos considerar como “inteligentes”. ¿Qué está faltando? En otros ámbitos de estas investigaciones, se ha mencionado que ninguna máquina logrará ser inteligente en ningun momento de la historia humana, que nunca trascenderán lo que llamamos la “inteligencia cognitiva”, mientras no se les integre la “inteligencia emcional”. A los seres humanos, lo que realmente nos hace inteligentes es la capacidad de sentir, de expresar emociones y de actuar en consecuencuencia con ellas.

Utilizar el término “inteligencia artificial”, es manosear un concepto traído y llevado desde hace mucho, por ejemplo, en la ciencia ficción, y como ya mencioné, por muchos investigadores que sueñan con ella.

Lea la nota original aquí: IBM crea nuevo chip que imitará al cerebro.

Acceda la nota desde su teléfono celular aquí.

811.000 costarricenses tienen cuenta en una red social.

En alguna parte había leído que éramos más, aún así somos muchos los que tenemos una cuenta en una red social. Anda por ahí una teoría que ve a Internet como una gran mente colectiva, como una inteligencia colectiva que es reflejo, o está camino de serlo, de las inteliegencias de los seres humanos que de una u otra forma se conectan a ella. Podríamos aventurar entonces que existe – o existirá – una gigantesca inteligencia colectiva costarricense, una inteligencia colectiva nicaragüense, una inteliegencia colectiva guatemalteca, etc., que con todas sus connotaciones culturales, sociales, políticas, económicas, conformarán una gran inteleigencia colectiva centroamericana. Y así sucesivamente. ¿Son las redes sociales la manifestación de esta teoría? Sería un buen comienzo, considerando la información que ellas contienen y que depositamos en ellas “voluntariamente”.

El hecho de que el 18% de los ticos ya pertenezcamos a una red social, ¿es indicio de que vamos a la conformación de esa inteliegencia colectiva? Antes que nada debemos considerar que las redes sociales no son la única ni la más importante manifestción de Internet; luego, dentro del mismo fenómeno de las redes sociales, hay que tener presentes las estadísticas que se nos ofrecen. Todavía es un fenómeno conformado por una parte de la población con características muy bien definidas, y que deja fuera gran parte de componentes importantes de esa inteliegencia colectiva costarricense.

Esto aún no es reflejo exacto de lo que aquella teoría proclama, pero percibo un camino que lleva a ella. Volviendo al chip de IBM, pensemos en esto: si Internet, no importa por cuál medio, se convierte en una gigantesca mente con inteligencia propia, al ser inteligente aprenderá de sus experiencias y tomará decisiones basadas en esas experiencias. Si todas las computadoras conectadas a Internet llegan a tener un cerebro como el de IBM, le será mucho más fácil hacerlo. ¿Cómo serán las decisiones que tomará respecto a la sociedad costarricense? ¿O la de cualquier otra sociedad? ¿Realmente esa Internet inteligente tomará alguna decisión? Si es una máquina, no siente, y tomar decisiones sin más arma que el razonamiento, no siempre ha dado buenos resultados; la Historia está llena de malos ejemplos. Recordemos a HAL, de 2001: Odisea del Espacio.

Cuando el 100% de los costarricenses, o el 100% de los seres humanos, integren de alguna manera esta inteligencia artificial, ¿seremos concientes de las decisiones que tome respecto a nosotros? Facebook, Google y otros servicios paradigmáticos de la época, ya nos han adelantado parte de la respuesta.

Lea la nota original aquí: 811.000 costarricenses tienen una cuenta en una red social.

Carlos E. Graandos Molina

Facebook y cancer

Una historia de cómo las redes sociales sirven para algo más que frivolidades. Ciertamente todo depende de cómo queramos utilizarlas, de tomar precauciones y de actuar con sentido común en cada cosa que hagamos. Casi igual que cómo lo haríamos en nuestra vida privada.

Facebook y cáncer