Los e-books, las editoriales y las bibliotecas

A propósito de un comentario publicado en el grupo Talento Bibliotecológico (https://www.facebook.com/groups/talentobibliotecologico/), acerca de una iniciativa de un consorcio de Universidades académicas en Nueva Escocia, Canadá, que procuran llegar a un acuerdo con una gran editorial para obtener para sus usurios acceso ilimitado a una colección de 16,000 e-books.

Las grandes editoriales tendrán que darse cuenta en algún momento que el conocimiento no debe permanecer oculto por intereses comerciales, en contraposición directa a derechos que todos tenemos. No hablo de regalar el trabajo que hacen ellos y los autores, pero para casos como el de las bibliotecas deben evaluar otras opciones. Sin duda los e-books y en general el desarrollo de las TI, plantean un panorama muy diferente en el que tanto las bibliotecas como las grandes editoriales deben sentarse a negociar y buscar fórmulas en las que ninguna pierda (por parte de las bibliotecas me refiero a que los primeros perdedores serían los usuarios). Por otro lado, existen excelentes opciones dentro de lo que es el Open Access como el DOAJ (para journals), el DOAB (para libros), Intech (que publica tanto journals como libros de acceso abierto) o Scientific Research, entre muchos otros. En estos sitios se encuentran publicaciones de gran calidad, arbitradas y producidas por investigadores comprometidos con este movimiento y dispuestos a entregar parte de su conocimiento. Aunque los avances son lentos, este ejemplo de las universidades de Nueva Escocia puede representar un paso adelante, aunque todavía se mantenga lejos de las posibilidades de la mayoría de las bibliotecas latinoamericanas.

Anuncios