Bibliotecas libres en Nueva York

Hay muchas formas de estimular la lectura y de distribuir libros entre la población. Esta iniciativa en la ciudad de Nueva York es una muestra. ¿Cuántas otras iniciativas pueden existir, principalmente en países latinoamericanos?

Lea aquí la nota completa: Bibliotecas libres en Nueva York

Empresas transformadoras: el impacto social de las tecnologías

Las compañías que han nacido y crecido al cobijo de las nuevas tecnologías, como Amazon, Google, Salesforce,  Facebook, Twitter, Groupon y Zynga, no existían hace 15 o 10 años. Estas empresas mantienen desde entonces un voraz apetito por ganancias cada vez mayores y un crecimiento que amenaza salirse de control. Si esto sucediera, estas grandes empresas podrían causar tanto daño como lo hicieron las grandes empresas financieras hace tan sólo unos cuantos años.

El concepto de la “empresa social” trabaja en procura de evitar que esto suceda, de forma que las nuevas tecnologías y el capital se enfoquen en resolver los más grandes problemas de la humanidad, y no solamente en alimentar las ganancias y el crecimiento desmedido de estas empresas.

El artículo Max Marmer aborda el tema con claridad y sencillez.

Transformational Entrepreneurship: Where Technology Meets Societal Impact

¿Google nos vuelve estúpidos?

Este artículo de Nicholas Carr se publicó en 2008 y fue el origen de un debate que aún se mantiene acerca del efecto que tiene sobre nuestros cerebros, no sólo el motor de búsqueda, sino toda la tecnología de información como tal. Carr es famoso también por la publicación del libro “Does IT matter?”, el cual provocó también gran conmoción en el medio de las tecnologías de información.

Is Google Making Us Stupid?

El futuro no existe…

La  materia prima más valiosa de un país es la materia gris de sus habitantes. La misma sólo se puede hacer valiosa a través de la  educación.

Aprender a ser. ¿Quién soy? ¿de dónde vengo? ¿hacia dónde voy? Dos preguntas apuntan al pasado, a los valores, a la memoria, la tercera hacia el futuro, a la visión.

Empowerment es el poder interior que produce  la energía. Para convertirla en materia gris hay que descubrir el querer, lo que los griegos llamaban conócete a ti mismo.

El porvenir se crea a partir del presente, intentando adivinarlo o desde el futuro deseado. En este caso la evocación de una imagen magnética del objetivo guía la acción en el presente.

Otra opción es enfocar el pasado, más vale malo conocido que bueno por conocer. Esta fórmula es encarar el futuro como si se manejara un auto mirando por el espejo retrovisor.

El iluso pretende construir castillos en el aire, imagina utopías irrealizables y cree que el presente lo empujará hacia él sin un proyecto que lo haga viable. La realidad tiene algo importante que decir, el optimista tiene los ojos en el cielo pero los  pies en la tierra. El desafío no es prever con la exactitud de un pronóstico meteorológico sino entrever.

Aprender a hacer. El pensamiento creativo deliberado parte del futuro pero trabaja en el presente, la felicidad no es la estación a que se arriba sino también la forma de llegar.

El poder inteligente es un querer con eficacia. La tensión creativa entre la meta y la situación actual genera opciones para diseñar la dimensión anticipatoria de la configuración deseada. Mientras que la probabilidad es matemática, al futuro lo hace posible  la intención de lograrlo. Pero nada sucederá sin planes, el que falla al planear planea fracasar.

Aprender a aprender. Einstein definió la locura como querer mejorar y hacer más de lo mismo. Esto lleva a la decadencia ante los cambios, la innovación y la competencia.

Japón copió y superó a EEUU después de la segunda guerra. La  ventaja competitiva, la destrucción creativa de lo que se hace y el aprendizaje continuo, fueron sus herramientas.

En épocas de crisis dijo Einstein: “la imaginación es más importante que el conocimiento”. La innovación tiene como soporte la Fábrica de ideas, donde se enseñan y se aplican las mejores técnicas de pensamiento. Se necesitan 60 ideas para que una se haga realidad. La sinergia entre creatividad, innovación,  aprendizaje continuo y gestión del conocimiento crean normas de calidad que aseguran el crecimiento y el éxito.

Visualización creativa. Es la expresión visual del deseo. Los pasos previos son: definir las metas,  invertir tiempo en soñarlas despierto y con todo detalle, integrar los sentidos con las emociones, perseverar en la tarea hasta que surja el impulso de actuar, sostener la  actitud y confirmarla con palabras positivas, mantener la mente abierta y alerta para descubrir  oportunidades. “Si lo puedes soñar lo puedes hacer”, dijo Disney.

Pero un sueño sin acción es sólo frustración

El Pensamiento Creativo  Deliberado. Al proceso creación-innovación del futuro el pensamiento estratégico agrega puntos claves: ¿Dónde estaba ayer, dónde estoy hoy, dónde  y cuándo quiero estar mañana, cómo haré para conseguirlo?

La estrategia con un plan ajustado a los objetivos anticipa y resuelve los problemas antes de que ocurran. El pensamiento estratégico le da forma al pensamiento creativo deliberado y resuelve las dificultades del proyecto. La  esencia es la misma: hay un objetivo y tácticas diferentes; la estrategia ideal es la que elige la  llave que abrirá la puerta.

Aprender a convivir. El genio aislado no puede crear el futuro. Es improbable que una sola persona reúna capacidades de creatividad, análisis, ejecutividad y competencia social, que demandan los proyectos. La mejor forma de alcanzar el futuro deseado es armar un equipo donde impere la comunidad de propósitos y la diversidad de capacidades.

Debe contar con los medios, reconocimiento, capacitación,  compartir el rumbo, estar seguros de lo que buscan y ser capaces de cumplir, conociendo los pros y las contras.

Pensar como los genios. El cerebro de Einstein era similar al de cualquiera,  no valía por su peso sino por el modo en que lo hacía funcionar. La estrategia es imitar y hasta superar el método que usó. No hace falta ser un genio natural para usar las mismas estrategias que Sócrates, Aristóteles o Einstein, para estimular el poder de la mente y gestionar el futuro.  Estudiando cómo lo hacían podemos hallar  las fórmulas que aplicaban:

1. Observar  desde  nuevas  perspectivas.  Leonardo da Vinci reestructuraba el problema. Sentía que la primera vez lo condicionaba la  rutina.  Dejaba incubar la solución, para que el problema se reconstruyera y se convirtiera en otro más interesante.

2. Visualización creativa. Einstein visualizaba la solución, las palabras no jugaban el rol principal. En la teoría de la relatividad se imaginó viajando en la punta del rayo de luz.

3.  Producir una cuota mínima. Edison  agradecía a sus errores. En la invención de la lámpara eléctrica lo logró en el ensayo número 1000. Error bueno es error nuevo, el hombre es el animal que choca dos veces con la misma piedra.

4. Hacer nuevas combinaciones. Las leyes de la herencia, base de la genética, son obra de Mendel, que combinó matemáticas y biología. Los medios de difusión surgieron del linotipo de Mergenthaler que hizo posible el periódico de impresión rápida y en escala, con  la publicidad  de Pulitzer, lo que permitió  obtener ganancias al mismo  tiempo.

5. Formar relaciones inusuales. Morse inventó la estación de relevo de las señales telegráficas observando las estaciones de relevo de caballos. Finsen al ver cómo el gato se movía siguiendo al sol, fue el precursor de  la lámpara de rayos ultravioletas.

6. Pensar polos opuestos. Bohr  unía cosas opuestas, suspendía el pensamiento y la mente accedía a un nivel superior. Suspender el razonamiento lleva a crear una nueva forma.

7. Pensar con metáforas. Aristóteles creía que quién percibía semejanzas entre dos áreas y las enlazaba, tenía un don especial. Lilienthal inventó el planeador de las alas de las aves.

8. Prepararse para detectar oportunidades. Al fallar se termina haciendo otra cosa. Es el principio  del accidente creativo.  Un fracaso se convierte en error productivo al analizar la causa. No hay que preguntar ¿Por qué he fallado? sino ¿Qué hice?

9. Distinguir el azar de la buena suerte. Cuando la  manzana cayó sobre la cabeza de Newton, él puedo crear la Ley de Gravedad. Muchos la veína caer sin saber observar.

10. Investigar la causa desconocida de un efecto. El planeta Neptuno se descubrió suponiendo su existencia tras investigar  las perturbaciones en el movimiento de Urano.

11. Intentar satisfacer un deseo. La hoja de afeitar de Gillette surgió mientras pensaba en  un producto que debiera comprarse durante toda la vida.

12- La teoría del océano  azulNo toda idea es buena ni toda innovación es valiosa, como el creador bohemio o la tecnología innecesaria. La teoría del océano azul invirtió el supuesto de que un negocio surge de tomar una parte de la torta del mercado.  Propuso salir del océano rojo lleno de tiburones con ideas que no tienen competencia. Así Callaway Golf creó un Océano azul de no golfistas aumentando el tamaño de la cabeza del palo de golf.

Creatividad a dos puntas. El cerebro es rutinario y prejuicioso. La Tormenta de ideas o Brain Storming fue ideada por Osborne para estimularlo, recolectando ideas sin criticarlas. En la otra punta de la idea está la observación. Una cosa es la realidad y otra la percepción que recrea lo que ve. El optimista ve la botella medio llena y el pesimista medio vacía.

Hay un tipo de observación reactiva que actúa ante lo que pasa y otra  proactiva que busca problemas para obligarse a resolverlos, mirar de otra manera y generar una apertura.

El pensamiento lógico selecciona su camino por sí o por no y cuando llega a la solución detiene su marcha. El pensamiento creativo sigue hasta que  provoca el cambio.

Serendipidad es la  capacidad de realizar descubrimientos de manera accidental. Para Pasteur,el azar favorece sólo a las mentes preparadas. Esto diferencia al azar como oportunidad, de la buena suerte como la respuesta adecuada.

En cada hombre, hay un gigante dormido. Desde el utensillo más simple hasta el avión moderno, nacieron en su mente. Pero su naturaleza es vagabunda. Por eso al aprender  a dominarla se hace del futuro una propia construcción. El azar no es nada sin conocimientos y el conocimiento no es fértil sin creatividad. Csikszentmihalyi distinguió dos rasgos del creador: curiosidad y apertura por un lado y perseverancia obsesiva por el otro.

Veo veo: ¿qué ves? Este juego exige pensar en objetos cercanos, excluyendo lo inmaterial, lo que no se puede ver, como el amor. Los niños están aprendiendo pero hay adultos que sólo creen en lo que ven y no advierten el impacto de los recursos intangibles, como el conocimiento. Un hardware es inútil sin el software que lo hace funcionar

Una ventaja competitiva se sostiene en saber hacer mejor que los demás lo que no se puede copiar. Los objetivos que se pretenden alcanzar en el futuro necesitan administrar los conocimientos que se tienen y desarrollar los demás conocimientos faltantes.

Lo preocupante no son los problemas sino la falta de conocimiento para resolverlos. Para Einstein “no se puede resolver un problema en el mismo estado mental en que se lo creó”. Los desafíos del futuro serán de conocimientos: escenarios cambiantes, regulaciones,  innovación tecnológica. Sin conocimiento estos desafíos se perciben como aterradores.

Contar con activos físicos dejó de ser garantía de riqueza. A pesar de que el petróleo es un bien codiciado, los países productores atrasan, salvo los que, como Noruega, convierten sus ganancias petroleras en intangibles como educación e innovación.

El conocimiento es la moneda de cambio.  El principal capital  del hombre se aloja entre sus dos orejas y nadie se lo puede quitarSin contar con herramientas de gestión, no sabe en qué etapa del proyecto se encuentra y qué riesgos lo amenazan.
El sistema educativo enseña lo que es más fácil y puede medirse en un examen, en lugar de enseñar lo más valioso, como creatividad o liderazgo, difíciles de enseñar y de medir.

Es necesario aprender del pasado para resolver los problemas del presente y  anticipar  los problemas que vendrán.  Como el futuro no existe debemos aprender a gestionarlo.

*Dr. Horacio Krell. Director de Ilvem. Dicta conferencias gratuitas sobre cómo optimizar la inteligencia. Su mail de contacto es horaciokrell@ilvem.com

Tomado de: http://www.emprendedoresnews.com/

Crítica a la modernidad…

El poeta estadounidense T. S. Elliot escribió una vez estos versos, y que constituyen una crítica a la modernidad, incluidos el conocimiento y la información.

Where is the life we have lost in living?

Where is the wisdom we have lost in knowledge?

Where is the konowledge we have lost in information?

The cycles of heaven in twenty centuries

Bring us farther from God and nearer to the Dust.

… en mantenimiento

Estoy reestructurando el blog, ordenándolo y tratando de darle un mejor sentido lógico a su contenido y navegación. Espero que sea más variado y resulte más interesante y sencillo de seguir para el visitamte. Por eso, por unos días, algunas secciones posiblemente estén cambiando de lugar, otras estarán vacías o con contendio temporral.  Espero que los cambios no demoren mucho. Gracias.

Se supone que estamos en el futuro…

¿Es esto el futuro?

Desde muy joven he sido un asiduo lector de ciencia-ficción, así que esperé la llegada del año 2000 con ansias, y no con temor. Pero también antes celebré la llegada de 1990, 1980…  y por supuesto el enigmático 1984 Orweliano. Pero me he seguido preguntando qué significa “estar en el futuro”. Por ejemplo, en las novelas, cuentos o películas de ciencia-ficción de los 70’s o 80’s el 2000 era el futuro por excelencia; sería la época de los autos voladores, de las autopistas aéreas, de la medicina que se encargaría de permitirnos vivr por 100 años o más, de la erradicación del hambre y del cancer. En fin, 11 años después del 2000, las cosas siguen bastante parecidas a las condiciones de aquellos años: los autos siguen rodando sobre carreteras muchas veces llenas de huecos, el promedio de vida en países desarrollados “apenas” sobrepasa los 80 años, pero hay países africanos donde es de 40 o menos, niños siguen muriendo de hambre y el cáncer todavía es un flagelo. Los únicos cambios dignos de llamárseles revolucionarios son, sin duda, los que se han dado en el campo de la información y de las comunicaciones.

La información es un recurso intangible estratégico no sólo para organizaciones, si no para todos como individuos. El uso adecuado o inadecuado que hagamos de ella, y de las herramientas con que contamos para utilizarla, definirán en gran medida nuestras condiciones de vida; los pueblos dependen de ella para vivir mejor, pero un uso inadecuado los condenarán a vivir en condiciones de pobreza y miseria generalizada. Incluso en los países desarrollados existe mala utilización de la información, la que entonces se ha convertido en un instrumento que divide sociedades, incluso dentro de países y territorios con otras caractrísticas en común, como religión, idioma, costumbres…

Entonces, ¿cuál es el futuro? El futuro es la información o la información es el futuro, como sea. Muy pocas de las novelas de ciencia-ficción de aquellas épocas ponían a la inforrmación como eje central de sus historias o aventuras (véase como excepción la novela Neuromante de William Gibson, escrita curiosamente en 1984; o la misma 1984 de Orwel); la mayoría se centraban en viajes y naves espaciales, en invasiones de nuestro planeta o en alienígenas humanoides. Muy pocas se atrevieron a predecir lo que llegaría a ser la información y el impacto que tendría en nuestras vidas. Pero aún así, después de tanto tiempo de tratar de adivinar qué sería el futuro siglo XXI, no nos damos cuenta de que sólo podremos alcanzarlo por medio de un uso adecuado de la información y del conocimiento para crear mejores medios de transporte que faciliten el traslado de mercancías y de riquezas tangibles, para descubrir medicamentos que erradiquen enfermedades que siguen siendo flagelos para la humanidad, que desarrollen formas prácticas, simples y económicas para alimentar a los millones de seres humanos que ahora no lo pueden hacer o cualquier otra forma que nos permita acabar con el hambre y con la ignorancia.

Esa gran inteligencia colectiva que estamos construyendo, en la que de una u otra forma todos ponemos nuestro granito de arena, debe ser la forma de lograrlo, pero antes debemos evitar que sea del control de unos pocos. Si ha de ser para el bien de todos, debemos construirla entre todos, con el conocimiento de todos y sin el control de nadie en particular. Ese es el futuro que todos hemos esperado y no nos hemos dado cuenta de que estamos en él.

Cralos E. Granados Molina

Carlos E. Granados Molina

Lea el artículo que inspiró esta reflexión en: Se suponía que esto era el futuro, pero…

Se suponía que esto era el futuro, pero...

El valor más universal

Si hubiera que reescribir los diez mandamientos, sin duda el primero sería el amor. Pero también debemos darnos cuenta de que los sistemas educativos necesitan el desaprendizaje –desaprender la cantidad de tonterías que nos han enseñado– y asumir de una vez por todas el aprendizaje emocional. Este sería un nuevo mandamiento para una sociedad basada en el conocimiento.

Lea el artículo en: El valor más universal.

 

El valor más universal

 

Del Web 2.0 a la Biblioteca 2.0

Esta es la presentación correspondiente a mi conferencia ofrecida en la Universidad de Costa Rica el 28 de octubre. Fue parte de un ciclo organizado por estudiantes del curso Temas Actuales de Bibliotecología, de la Escuela de Bibliotecología y Ciencias de la Información, bajo la dirección de la colega María Lourdes Flores.

Del Web 2.0 a la Biblioteca 2.0

Previas a ésta se ofrecieron otras conferencias, que pueden ser consultadas en el sitio de la Escuela:

Ciclo de conferencias: Temas actuales en Bibliotecología

Ciclo de conferencias

Steve Jobs

La muerte de Steve Jobs significa la pérdida de uno de los más grandes creadores de todos los tiempos. Su impacto en el desarrollo de las tecnologías de información y de comunicación, con su iMac, iPhone, iPod, iPad…, es imperecedero y le significa un sitial en la historia de la humanidad de finales del siglo XX y principios del XXI.

Muere el genio que revolucionó el mundo de la tecnología.

 

Muere el genio que revolucionó el mundo (ingrese con su celular)